de Sarita con carigno

lunes, junio 19, 2006

La Otra mitad del Carigno


Hay dos tipos de carignos, los designados y los elegidos democráticamente. Ya comenté como tira la sangre dentro de esta peculiar dinastía, pero no he dicho nada a cerca de mis carignos por opción.
Cada quien tiene sus propios métodos de elección, y creo que ninguno es cuestionable. Yo al mirar cuales son mis reglas de selección de mis carignos, puedo decir, que aunque todos son únicos e irreproducibles, todos tienen el dominador común, en orden de importancia: la inteligencia , la bondad y el humor, porque de verdad la tontera, a lo largo de mi vida, se ha convertido en un filtro muy poderoso; esto no quiere decir que soy intolerable, solo que para entablar relaciones profundad se me hace indispensable la abundancia de talento, ojo que con esto no me quiero subir al carro de los “clever”, tal ves esto sea porque tengo una carencia en ese sentido (Who knows?).
La ética carignística es muy potente, pese a que se han desatado guerras infernales, con los carignos de verdad, nuestra lealtad es superior a cualquier hostilidad temporal y en caso de que se pase a mayores se busca lo más rápido posible una amnistía carignística.
En los momentos de diversión, la risa nos puede llegar a cortar la respiración, haciéndonos sentir tan a gusto que por minutos solo existimos nosotros en el mundo de la alegría.