de Sarita con carigno

martes, agosto 22, 2006

Traición y Carigno.

En el mundo carignistico no corre eso de “con Dios y con el Diablo”, se cumple más bien la matemática de: los amigos de tus amigos son los buenos (y obviamente los enemigos de tus amigos me caen mal). Me es muy difícil entablar relaciones con individuos que han entristecido a uno de mis Carignos; ok, puedo ser cordial con ellos, tengo sobre 30 me sé manejar en el cinismo, pero pasar sobre las heridas (da igual si nos grandes o chicas) de los mío para disfrutar un buen momento con aquel malhechor, no. Porque las relaciones bilaterales acá no son bilaterales, aquí se vive mas bien en un equilibrio sensible (que no siempre es armónico) y cualquier pieza o Carigno que es afectado repercute en los otros. Ser amigo de los enemigos es catalogado como alta traición, con condenas que pueden llegar hasta el exilio si el consejo supremo así lo determina.
Pienso que esto es difícil de comprender, pero recuerden que esto NO ES una democracia, aquí se vive bajo el rigor del Carigno (luego les contare de mandamientos carignisticos).

jueves, julio 20, 2006

61 de Carigno.

Si es verdad eso que dicen que la gente vive mientras los recordemos, ayer el Emperador de los Carignos cumplió 61 agnos.
Ahora que estoy en mi fase clara, me atrevo a mirar parte de lo ocurrido en la oscura. Tuve rabia, mucha rabia (quizás aun la tengo) y no porque no tuve el amor de padre (Dios sabe que tengo al mejor padre subrogantes) sino porque siento que ahora pudo ser nuestro momento, así, de adultos, dejando atrás el adiestramiento, es ahora cuando entiendo más y exijo menos, es ahora cuando necesito su consejo de amigo (creo que solo de adulto se puede ser amigo de los padres), es ahora cuando dejo de temerle y empiezo solo a necesitarle, es ahora cuando por fin voy rumbo a conseguir algo de lo que estaría orgulloso...tuve (tengo) rabia de no verlo más y que no haya método de trasporte capaz de traerlo de visita al país del hielo (ojala los japoneses en un par de agnos me sorprendan), de mostrarle mi casa, de presentarle a mi príncipe celeste, de tomar cerveza (aunque supongo que tal vez preferiría una piscola).
Feliz cumpleagnos papá! y como dijo Pink Floyd no sabes como me gustaría que estuvieras aquí.

miércoles, julio 12, 2006

Mi gran Carigno por María Mognito

De la época del jumper que conozco a la María y en los últimos agnos del cole nos empezamos a ser ”the real amigas” y no porque nos juntase los mismos intereses académicos, (ella buena pal bla bla y yo para las ecuaciones) sino que por suerte.
Nuestra amistad sigue creciendo a pesar de los cambios de casa de estudio, de estado civil, de continente, pero por sobretodo esta creciendo por y a pesar de nosotras mismas, porque tal como nos reímos con una complicidad exclusiva, nos agarramos del mogno de una forma única también, donde claramente ella siempre tiene ventaja, créanme que frente a la a la verborrea de un jurista es difícil ganar en una discusión.
Es encantadora, con esa capacidad sorprendente de hacer amigos donde sea (Dios sabe que los hace en los lugares más insólitos). Es tan entretenido tener laaaaargas charlas con ella, porque gracias a su inteligencia exquisita podemos hablar, de moda, de lo divino, de lo que importa, de lo que no tanto, de nosotras, de los otros, de farándula, de política, de... y al final elaboramos soluciones para acabar con la hambruna mundial y que usar en la noche del sábado.
En mis penas, la Maria pone el bálsamo de la palabra sabia, en mis proyectos el aliento para no desanimar a mitad de camino y mis alegrías las siente como propias.
Y si, tuve suerte, mucha suerte de contar con el carigno de María Mognito.

lunes, junio 19, 2006

La Otra mitad del Carigno


Hay dos tipos de carignos, los designados y los elegidos democráticamente. Ya comenté como tira la sangre dentro de esta peculiar dinastía, pero no he dicho nada a cerca de mis carignos por opción.
Cada quien tiene sus propios métodos de elección, y creo que ninguno es cuestionable. Yo al mirar cuales son mis reglas de selección de mis carignos, puedo decir, que aunque todos son únicos e irreproducibles, todos tienen el dominador común, en orden de importancia: la inteligencia , la bondad y el humor, porque de verdad la tontera, a lo largo de mi vida, se ha convertido en un filtro muy poderoso; esto no quiere decir que soy intolerable, solo que para entablar relaciones profundad se me hace indispensable la abundancia de talento, ojo que con esto no me quiero subir al carro de los “clever”, tal ves esto sea porque tengo una carencia en ese sentido (Who knows?).
La ética carignística es muy potente, pese a que se han desatado guerras infernales, con los carignos de verdad, nuestra lealtad es superior a cualquier hostilidad temporal y en caso de que se pase a mayores se busca lo más rápido posible una amnistía carignística.
En los momentos de diversión, la risa nos puede llegar a cortar la respiración, haciéndonos sentir tan a gusto que por minutos solo existimos nosotros en el mundo de la alegría.

martes, mayo 16, 2006

Todo entra por la vista?

Quizás la felicidad me entra por la vista. Hoy me da una pizca de miedo pensar que mi nivel intelectual, con el cual yo estaba cuasi conforme, no es tal y que mi superficialidad es mayor y el hecho de ver todo color de rosas es producto única y exclusivamente porque efectivamente florecieron las rosas y no debido a un trabajo de joyería que yo creí haber hecho magistralmente. Lo peor es que este toque de superficialidad me complace bastante, porque así puedo culpar de mis penas al invierno, es decir, no soy yo la responsable de la tristeza, si no que falta de luz el abono perfecto para que la angustia crezca. La primavera que para mí es el Spa de mi alma, tiene a mi príncipe celeste al borde del colapso; el mismo aroma a primavera que me hace tan feliz en él detonan ataques de estornudos que muchas veces casi terminan asfixiándolo. La naturaleza explotó y cuando miro por la ventana y me siento tan afortunada, (así como cuando en el invierno desdichada) agradezco no haber nacido perro prisionera del blanco y negro que tan implacables conmigo son.

viernes, marzo 31, 2006

El Código de los Carignos.

Aunque dicen que no hay Carignos malos, yo diría mas bien que no hay Carignos iguales, porque a pesar de que todos poseemos parte del mismo código genético, las combinaciones son muy distintas y los resultados también.
Pero tanta diferencia no nos quita el sentido de pertenencia, porque al tener el código de los Carignos, aunque tú no lo quieras, pasas a ser parte de una red de protección infranqueable y eficiente. Ningún Carigno es reemplazable, pero ante la ausencia de uno habrá un Carigno subrogante que hará todo lo posible por suplir falta de Carigno.
Falso sería decir que nunca peleamos, pero cuando algún agente desconocido o suceso inesperado osa hacer llorar a uno de nosotros somos capaces de reordenar los planetas contar de bajar las mareas para secar nuestras lágrimas.
Podemos llegar a tener la lengua feroz, queriendo compartir nuestra “verdad” con quien quiera o no quiera escucharla.
Somos celosos de los Carignos, pero si eres capas de soportar los meses de prueba bajo la atenta mirada del comité de selección, serás unos de los nuestros y verás lo rico que se siente ser tratado con Carigno.

martes, marzo 07, 2006

Sarita Ayer

De la Sarita púber les contaré en otra oportunidad, soy un poquito alérgica a esa mezcla estridente de tontera con brazos largos , destreza tecnológica y flojera mental ...hoy no tengo ganas de reconocer que en ciertos aspectos fui la peor de las teenager.
Y bueno, por el seguro de gravamen de mi padre, gané una beca para un cursillo rápido de adultez, así que los 21 obtuve el diploma del “deber ser” lo que no acreditaba el siempre cumplir con lo esperado, pero para esos casos, buscaba indulgencia en el manual de auto compasión, que por ser mujer, me dieron al nacer.
Por otro lado, haciendo caso omiso a las fechas de vencimiento, fui de pocos amores, pero prolongados, más que el miedo a la soledad, estar de novia me permitía tener amigos, y si, de muy chica tuve acceso a información masculina clasificada , de esa que si no tienes hermano mayor nunca te enteras; por eso digo más que el miedo a la soledad, era el miedo a la crueldad masculina.

lunes, febrero 13, 2006

Sarita antes de ayer.

Cuando era literalmente una Sarita, tenía los ojos enormes, con pestagnas tan largas que debía cepillarlas todas la noches antes de ir a dormir. No eran una nignita fea, pero ahora entiendo la decepción de todos al comprobar en mí, que la belleza no siempre es un bien heredable.
Vivíamos en una casa grande y granate, con dos habitaciones al fondo de un pasillo interminable, donde se nos prometía que cumpliríamos condenas larguísimas de 5 minutos si cometíamos desacato al hogar.
Mi padre, aunque tenía muchas cosas del Che Guevara como: ideología, profesión y mostacho, en mi casa practicaba su propia dictadura, y fue así como hasta los 8 agnos de edad crecí teniéndole miedo y admiración, pero por sobre todo confianza, yo tenía la certeza de que no había nada que no supiera, nada que no dominara, nada que no pudiera solucionar; para mí era todo poderoso y omnipotente, solo que al tercer día no resucitó (aunque secretamente aún espero que suceda, algo así como de verdad creer que “la fuerza” no existe).
Hace un tiempo pasé por enfrente de la casa granate y caí en cuenta que no era ni tan grande, ni tampoco granate y que nunca volvería a sentir la seguridad de los 8 de edad.

martes, febrero 07, 2006

Hola, Soy Sara.


Hola Soy Sara... Sarita para los amigos. Vivo en el país del Hielo y a pesar de que no nací de hielo, con el tiempo ya tengo el pelo blanco y la sonrisa congelada. Me casé con mi Príncipe celeste, quien abdicó para enlazarse conmigo; porque si bien es cierto pertenezco a la dinastía de los Carignos del sur de Espagna, y muy a pesar de algunos miembros de mi familia; no somos un clan pura sangre. Mi hogar temporal esta ubicado en uno de los suburbios de Kälteburg, en un tercer piso de un edificio cuadrado y feo pero muy pulcro y funcional. De mi ultimo aniversario recibí a mi perro “Perrito” a quien yo inscribí como “Perrito von Carigno”, Perrito es mío y me rehúso que lleve el apellido de mi marido, porque si, acá todo esta reglamentado y así como todo, también los perros deben estar empadronados con nombre y apellido, de esta forma cuando se manden una cagá, saber a quien llevarle la mierda para que se haga cargo.